Diabetes Mellitus

La diabetes mellitus es una enfermedad peligrosa porque no causa dolor, pero sí va dañando al organismo. Se caracteriza por niveles altos de glucosa en sangre, bien por falta de insulina, o bien por resistencia a la acción de la misma. El tratamiento fundamental pasa por llevar una dieta adecuada y hacer una actividad física suficiente. Los endocrinos nos encargamos de darle al paciente los conocimientos sobre esa dieta. Además, existen numerosos fármacos disponibles, y cada vez más de ellos. Algunos se toman por vía oral, otros se inyectan (a diario o semanalmente). Y por último, está la insulina, la cual, cuando llega la ocasión, es una muy buena opción y a la que no hay que temer. El endocrino además vigilará la aparición de posibles complicaciones de la diabetes para diagnosticarlas y tratarlas llegado el caso.